sábado, 26 de octubre de 2013

Solución salomónica



Solución salomónica

Ante el controvertido dilema de abortar o no abortar, una vez oídas las partes —el cura, el médico, los tercios familiares, el vecino que me llama guarra, el dueño del bar que me llama puta, el de Cofidis que me ofrece un crédito para pagarme el viaje a Londres y la intervención, el anarquista antiabortista abolicionista animalista, el defensor del menor, María Teresa Campos y el Marqués de Villaverde— he optado por una solución salomónica: partamos al Ministro por la mitad.

1 comentario:

  1. Genial. Porque además de gracioso es la verdad de esta sociedad analfabeta y estúpida.

    ResponderEliminar